A propósito de la pintura andaluza

A propósito de la pintura andaluza

Creo que los acontecimientos que se han producido en el arte andaluz de los últimos tiempos es motivo suficiente para dar luz a este espacio  que llevo tiempo alojando con letargo y que se va a inaugurar hoy con este tema.

Hablo de los artistas  ganadores del 31 premio BMW de pintura, Miki Leal y Gloria Martín.  En el caso del primero, ganador del certamen,  la  obra seleccionada es una pieza colorista y rica en recursos pictóricos muy en el estilo de Leal.

En el estudio. Miki Leal
En el estudio. Miki Leal

 

“En el estudio” es un rico trampantojo actual. Una obra de pintura que recoge otras muchas obras de pintura.  Realizada sobre papel, contiene en dos dimensiones otros muchos retales de papeles que se presuponen obras a mostrar sobre el suelo de un estudio en el que las manchas hablan de un trabajo duro. La composición es perfecta al centro y el juego de contrastes de color impecable. Formas geométricas e inclusiones discretas de paisajes. Objeto y juego. Una realidad amable que te transportan a espacios imaginados desde “ese estudio” que está presente no sólo por el dripping laboral, sino por las aristas mal sesgadas de los papeles que conforman la obra. En la obra de Miki Leal se ve de lejos el proceso de disfrute y el feedback que supone en el proceso de contemplación. Mirar esta obra es una actividad casi lúdica.

En el caso de la obra de Gloria Martín, se trata de una obra de gran formato que ya pudimos disfrutar este pasado febrero en Casa Leibniz. La obra, titulada ” Lo flamenco” es un reflejo de las propias vivencias de la artista en los últimos años, en los que ha vivido a caballo entre Sevilla y Bruselas donde ha realizado varios proyectos de investigación sobre la pintura flamenca de otras épocas.

Gloria Martín. Lo flamenco
Gloria Martín. Lo flamenco

En ella se ve una naturaleza muerta de objetos que en realidad nunca estuvieron vivos. Elementos relacionados con la tradición, y propios de anticuarios, en los que hace un alarde técnico con las representaciones de las ricas texturas de los tapices, las maderas o el mármol vetado. En la mesa, elementos de otros momentos y otros contextos con lo que lo trae a nuestros días. Mezclar una antigua estatuilla en ébano o piedra de origen tribal con un platito cerámico que bien podría pertenecer a la típica cerámica sevillana de la Cartuja, una ensaladera con coles de cerámica inglesa al estilo Wedgwood, propio de cualquier cocina lustrosa, la protagonista del Matrimonio Arnolfini (o cualquier otra Madonna flamenca ) hecha talla o un daguerrotipo de una clase académica de Artes, nos abre las puertas a una personal wunderkammer modernizada, reestructurada y compartida.
En definitiva una gozada de obra para los sentidos en general, para los racionales y los emocionales.
En definitiva, la pintura andaluza demuestra que como siempre, goza de una salud fantástica y yo, no me digáis que no es una buena razón, aprovecho la coyuntura festiva para inaugurar este espacio.

 

Patricia Bueno del Río

 

 

About Patricia Bueno del Río

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *